Crónica de una muerte anunciada

PUNTAJE: 1

No fue sorpresa: no solo por los malos comentarios de la crítica internacional o el poco interés que generaba la última serie individual del último personaje de la futura The Defenders, pero tras la muy buena Daredevil, la correcta Jessica Jones y la pésima Luke Cage, Iron Fist termina de confirmar la caída libre del universo de superhéroes creado por Netflix y Marvel con una producción patética.

Esta nueva obra creada por Scott Buck es el claro ejemplo de cuando todo está mal en una serie, la cual más que de superhéroes parece un culebrón de dramas familiares y conflictos sentimentales, solo que en un entorno fantástico y de artes marciales. En Iron Fist nada resulta atractivo, desde lo aburrido y soso de sus personajes -los cuales carecen de todo tipo de carisma-, hasta lo insólito y tedioso de cada una de las escenas de acción que parecen muy artificiales y sobreactuadas. El mayor inconveniente de la serie es que no plantea ninguna búsqueda que sea interesante para mantener el hilo narrativo en un camino repleto de errores y carente de todo tipo de creatividad.

KICK_Danny_SPA

Aparte de lo apático de su protagonista y la ausencia de un villano de interés, todo lo que sucede en la serie siempre gira alrededor de lo ridículo, desde diversos diálogos sin sentido hasta lo inverosímil de un universo ficticio plagado de efectos visuales mal logrados y que lo único que hacen es dejar en evidencia lo mediocre de lo construido. En este caso la fuerza del cómic y lo fantástico de un personaje y el mito de la historia que lo rodea se quedan en una pobre transposición completamente innecesaria.

 

Sacando todos los problemas narrativos que tiene la serie y lo poco entretenidos de cada uno de los 13 episodios de este primera temporada, hay que decir que estéticamente es muy pobre, con un criterio visual tan nulo que asombra. Más que una historia de acción, aventuras o ciencia ficción, todo concluye en una osadía interminable en donde nunca sucede algo de interés. Por otro lado, lo seductor que podría resultar todo el universo que se venía creando a lo largo de estas series solo queda en alguna que otra referencia simpática, pero nada que sume demasiado al conjunto en sí.

Iron Fist seguramente sea la peor producción original de Netflix y una de las más flojas obras televisivas de los últimos años. La creación de Buck no solo es para el olvido, sino que resulta ser un desastre sin precedentes que, lamentablemente, deja muy pocas expectativas para The Defenders.


Para leer más reseñas sobre series, hacé click acá.

Escrito por Tomás Maito

Crítico de cine y series. Periodista. Escribo y hago radio. Un día cumplí mi sueño y lo conocí a Woody Allen.

8 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s