La eterna lucha entre el bien y el mal

PUNTAJE: 6

Tras una primera temporada bastante irregular, pero que había terminado mucho mejor de lo que había empezado, esta segunda entrega de Outcast resulta más pareja y un tanto más compleja que su predecesora, pero -de todas maneras- sigue sin encontrar algún tópico que haga que la serie se destaque, ya sea dentro del género de terror, como en la grilla televisiva estadounidense en sí.

Outcast-S02E01-1bece70c78e8cf18bdd6ccb46ab450e0-full

Lo interesante de esta nueva temporada de la serie creada por Robert Kirkman y basada en su propio cómic es que –por momentos- deja la linealidad narrativa de aquella primera parte para tornarse un tanto más profunda en ciertas matices de la trama. Es atractivo como se ahonda en el origen y desarrollo de ciertos acontecimientos como en el progreso de sus personajes, ya sea con los viejos conocidos como en los que hacen su aparición en esta entrega.

Si hay algo destacado que trajeron estos recientes diez episodios de Outcast es que, aparte de sus progresos a nivel narrativo, la serie también muestra mejoras en el plano visual. Esta temporada se encuentra mucho más cuidada y con algún que otro destello en su fotografía que hacen que los escenarios se vean bastante más atractivos como también -de a ratos- acordes al tono de la narración y con niveles de oscuridad realmente desgarradores que favorecen al suspenso y la tensión de la trama.

A pesar de acciones destacadas y secuencias bastante escalofriantes, la creación de Kirkman (también guionista de The Walking Dead) nunca termina de dar el salto de calidad que se estima que puede dar, ya que a pesar de haber logrado una temporada más compacta, se siguen viendo altibajos narrativos y momentos un tanto intrascendentes y hasta repetitivos que suelen ser comunes en este subgénero de exorcismos y posesiones demoníacas. Pero como siempre planteó Outcast, lo más trascendente de la serie es aquella lucha entre el bien y el mal, no solo desde una manera figurativa, sino también desde la psiquis, los más profundos trastornos de sus protagonistas y la locura que los rodea.

Esta segunda temporada de Outcast puede resultar más uniforme y trascendental que la primera, pero sigue sin aportar algo que la convierta en una verdadera serie de interés o la ubique entre el bloque de la predilectas de estos años. De todas maneras, y lejos de lo llamativas de otras adaptaciones del cómic al formato audiovisual, es para apreciar los avances que presenta la obra en estos nuevos capítulos como también la exposición de un final abierto y bastante inquietante que da pie a diversas incógnitas para una posible tercera entrega.


En América Latina, Outcast se emite por Fox Premium.


 Leé más reseñas sobre series acá.

Escrito por Tomás Maito

Crítico de cine y series. Periodista. Escribo y hago radio. Un día cumplí mi sueño y lo conocí a Woody Allen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s