Una deslucida segunda entrega

PUNTAJE: 4

Stranger Things fue uno de los grandes éxitos a nivel comercial de 2016 y un verdadero ícono para la cultura popular actual en todo sentido, el cual hasta terminó traspasando su espacio como serie de televisión en la que quizás sea la producción original de Netflix más famosa de todas. Tras un año de espera, y con la época de Halloween como excusa, la creación de los hermanos Matt y Ross Duffer vuelve a la plataforma digital con nueve nuevos episodios.

stranger-things-2-poster

Tras una primera temporada irregular y que distaba bastante del hype que se había generalizado a su alrededor, las dudas que generaba esta nueva entrega eran muchas, más que nada a nivel artístico y creativo. A pesar de ciertos errores, aquella parte inicial tenía un cierre -dentro de todo- decoroso y una posible continuación parecía innecesaria, lo cual se confirma con estos nuevos capítulos.

El gran inconveniente de esta segunda temporada de Stranger Things es que resulta muy floja y vacía a nivel narrativo. Tras aquel final de la primera entrega, la serie se afianzó más en términos comerciales (lo cual es lógico) que por sobre una búsqueda de motivos más creativos o que proporcionaran un camino más novedoso para esta obra. En gran medida, la parte inicial se sostenía por la temática del misterio y la desaparición, pero en esta nueva entrega los guionistas no supieron encontrarle una trama adecuada para poder sostener esta edición dentro del universo que se había creado anteriormente.

A pesar de las simpáticas referencias al cine, la televisión, los videojuegos y distintos motivos de la cultura popular de los ochenta, esta nueva entrega de la serie de los Duffer resulta un tanto densa y carece de ideas. Esta continuación de la producción de Netflix jamás encuentra su rumbo y entre obviedades, subtramas innecesarias y un desarrollo poco llamativo nunca se concreta un relato de interés y no hace otra cosa que imponer clichés y momentos emotivos forzados para llenar espacios dentro de una narración bastante apática y -por sobre todas las cosas- predecible.

Esta nueva temporada de Stranger Things resulta bastante fallida en términos generales y, aunque muestre algunos momentos agradables, tópicos interesantes a nivel visual o algunos nuevos personajes atractivos, esta segunda entrega de la serie de los Duffer es para el olvido. A través de cada episodio, simplemente busca exponer situaciones poco interesantes dentro del popular universo de la obra, antes que expandir este con motivos más relevantes, por lo que en su mayoría termina abundando un excesivo efectismo al servicio de los fans.


Leé más reseñas sobre series acá.

 

Escrito por Tomás Maito

Crítico de cine y series. Periodista. Escribo y hago radio. Un día cumplí mi sueño y lo conocí a Woody Allen.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s