El inconveniente de la duración

PUNTAJE: 5

Tras el auspicioso estreno de la muy buena Daredevil y luego la menor pero correcta Jessica Jones, la unión entre Netflix y Marvel produjo una seguidilla de series que dejaron mucho que desear como Luke Cage, Iron Fist y The Defenders. Con The Punisher, su más reciente obra, levantan un poco el flojo nivel, pero siguen sin encontrarle la vuelta y conseguir una nueva creación de calidad.

punisher-poster

The Punisher, serie que se concibe (casi) de rebote por la buena inclusión del personaje en la segunda temporada de Daredevil, tiene su mayor inconveniente en la duración. A pesar de ser mala, The Defenders contaba con la novedad de tener tan solo ocho episodios, algo mucho más amable para el bingewatching que los tediosos 13 a los que Netflix y Marvel tenían acostumbrados. Lamentablemente, con esta nueva producción dan un paso atrás en ese sentido y vuelven a optar por aquel número anterior, lo que hace que la creación de Steve Lightfoot tenga mucho capítulos y momentos de más que hacen que el recorrido se torne -por momentos- bastante denso y con situaciones de relleno y poco atractivas dentro de la trama.

La serie arranca muy floja y le cuesta encontrar su rumbo o una narrativa sólida, pero también esos motivos que hacían creer que The Punisher sería un bodrio más como venían siendo las últimas producciones de Marvel y Netflix, quedan un poco de lado ya que repunta bastante en sus últimos episodios. En los capítulos finales es en donde la obra encuentra su identidad, la cual en base a un relato más frenético y un uso más destacado de la violencia y hasta -por momentos- del gore, hacen que el resultado sea mucho mejor, aunque en términos generales esto no le alcance para ser lo buena que podría haber sido.

Ya de por sí el personaje de Frank Castle siempre fue interesante, desde el cómic hasta su aparición en este universo televisivo. A pesar de no ser un gran actor, hay que decir que Jon Bernthal se banca bastante este protagónico y más aun cuando dentro del elenco no hay ningún otro personaje demasiado interesante y -por sobre todas las cosas- se siente bastante la ausencia de un villano importante, cuestión completamente a la inversa de lo sucedido en Daredevil con Wilson Fisk y en Jessica Jones con Kilgrave.

En términos generales, The Punisher es una serie llena de defectos, pero que -a pesar de eso- levanta un poco el pésimo nivel que venían mostrando las anteriores obras de Netflix y Marvel. El gran inconveniente sigue siendo lo extensa de la temporada, siendo este el factor fundamental por el que resulta tan irregular. En caso de pulir algunos detalles, tanto esta producción como su personaje pueden llegar a tener un futuro más auspicioso.


Leé más reseñas sobre series acá.

 

Escrito por Tomás Maito

Crítico de cine y series. Periodista. Escribo y hago radio. Un día cumplí mi sueño y lo conocí a Woody Allen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s