Entre lo impactante y lo pretencioso

PUNTAJE: 6

Ante todo hay que decir que Westworld es una buena serie, que tras una interesante temporada inicial dejaba la incógnita y el misterio latente de que cualquier cosa podía llegar a pasar en la segunda entrega. Y finalmente fue así, por un lado pecando de pretenciosa y, por otro, exponiendo grandes momentos.

westworld_season2_poster

Esta producción original de HBO es una obra bastante compleja, repleta de irregularidades, pero que producto de éstas expone un universo fantástico libre en cada episodio, donde todo es posible, y donde las emociones y la tensión narrativa se apropian mayormente de cada situación.

A partir de todas las posibilidades y líneas temporales que abre esta segunda temporada es también cuando la serie se le fue un poco de las manos a sus creadores Jonathan Nolan y Lisa Joy. Esto dio lugar las secuencias más atrapantes, oscuras y hasta muy interesantes como también enormes irregularidades narrativas que, por momentos, hicieron que todo se torne bastante confuso dentro del laberinto creativo que se va construyendo a lo largo de cada capítulo.

 

Esta segunda parte de Westworld sigue manteniendo un gran elenco, una adecuada banda sonora, como también resulta más lúcida visualmente que la anterior y -no menos importante- crece en la composición de grandes escenas de acción que -en gran parte- fueron de lo mejor de la temporada. Sin embargo, la serie gira constantemente en sus caprichos narrativos y aquella ambición de que todo lo quiere exponer sobre la pantalla. Por momentos, esto juega a favor del show y por otros parece exponer una especie de desesperación de HBO por mantener en su prime time una gran superproducción ante la inminente finalización de Game of Thrones, su obra más valiosa a nivel de audiencias.

Westworld es una serie rara, de aquellas que pueden ser sumamente disfrutables como de a ratos aburridas e insoportables. Esta creación de Nolan y Joy puede ser tan rica y llena de posibilidades dentro de su espacio fantástico que si a futuro llegan a acomodar ciertas ideas, esta obra original de HBO puede llegar a tener un vuelco más que interesante, o -por el contrario- perderse en la indiferencia.

Lo que es seguro es que -al menos por ahora- esta es una superproducción del montón, de las buenas pero de las que todavía no está a la altura de lo que la cadena quiere vender o del hype desmesurado en torno a lo que fueron estas dos temporadas. Pero, con un final más que impactante y que abre todo tipo de puertas hacia su futuro, deja -nuevamente- la intriga de que todo puede suceder. Aunque eso será otra historia, para la que habrá que esperar hasta 2020, año para el que está anunciada la tercera entrega.


Leé más de nuestras reseñas sobre series acá.

Escrito por Tomás Maito

Crítico de cine y series. Periodista. Escribo y hago radio. Un día cumplí mi sueño y lo conocí a Woody Allen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s